Comunitarias

El mundo del judaísmo religioso y homosexual

Temblando ante Dios

El mundo normalmente oculto de los homosexuales judíos jasídicos y ortodoxos se ha develado en «Trembling before God» («Temblando antes Dios»), un documental controvertido que acaba de estrenarse en los Estados Unidos. Muchos de los entrevistados aparecen en siluetas, con sus voces cambiadas, por temor a las consecuencias que les podría traer hacer pública su verdadera identidad. Un tema tabú que, como afirma el director, sirve para sacar a la luz el sufrimiento de estas personas atrapadas entre sus deseos y la comprensión humana de sus comunidades.

Jack Fuchs

95.798, el número impronunciable

Antes de subir al tren que, con destino desconocido, lo sacaría de Auschwitz, a Jack Fuchs le asignaron el número 95.798, que le quedó marcado a fuego en su mente, aunque tuvo la suerte que no se lo tatuaran en su brazo de acuerdo a una práctica que resultaba habitual en los campos de concentración.
Sin embargo, por esos inexplicables vericuetos que tiene la mente humana, al número que le dieron los nazis, Fuchs sólo lo puede pronunciar en alemán o escribirlo en números.

Sobre Masada, los historiadores y los escritos de Aguinis

La antigua fortaleza de Masada ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. No podemos menos que alegrarnos y celebrarlo, al fin una buena noticia con relación a Israel y su patrimonio histórico. Pero tampoco, podemos dejar de adherir y participar en la discusión que se ha suscitado en cuanto a la pertinencia o no del homenaje que los israelíes deben rendir a este preciado monumento histórico por el tema del suicidio protagonizado por sus defensores y el discurso de su jefe, Eliézer Ben Yair.
Enterados del entrecruzamiento de ideas que han surgido de la lectura de un artículo del diario “La Nación” publicado el Dr. Marcos Aguinis, el pasado 7 de diciembre, se presenta la cuestión de por qué todos los opinantes están ignorando a los verdaderos especialistas en el tema: los historiadores.

Itzjak Rabin:

Entre la Guerra del Iom Kipur y un nuevo amanecer

El Iom Kipur, entre otras fechas, parece haber signado la historia de los últimos 30 años de Israel. La Guerra del ´73 fue una victoria militar relativa, una derrota moral para los habitantes de Israel (la guerra “trajo” de retorno unos 2.500 muertos) y un aprendizaje de vida que llega hasta nuestros días.
Es posible que la vida de Itzjak Rabin haya resultado un punto de inflexión para esa porción del devenir de Israel: producto indirecto de los resultados del informe de la Comisión Agranat, Golda Meir renuncia a la primera magistratura y es Rabin quien la reemplaza en esas funciones.
En Rabin, quien no tuvo -por primera vez- una participación activa en una guerra de Israel, se volcaron las esperanzas de la izquierda israelí para reconstruir el país luego de la Guerra del Iom Kipur.
Fue Rabin quien, en septiembre de 1993, dio un encendido discurso en la Kneset (parlamento israelí) buscando la puerta para la paz con los palestinos y los árabes en general.
Hoy, a 30 años de la Guerra del Iom Kipur, y próximo a cumplirse el octavo aniversario de su asesinato -a manos de un mesiánico judío- y del inicio de la Intifada de Al Aqsa; el discurso toma la vigencia de ratifica su visión de gran estadista. En aquella oportunidad, un 21 de septiembre de 1993, Rabin parte del aprendizaje que le dejó la Guerra del Iom Kipur y, desde allí, su vinculación con la esperanza de la paz que se abría en ese momento, y que llega -como puede- hasta nuestros días. Nueva Sión presenta un extracto de aquel texto histórico.

1943 – 19 de abril – 2003

“Por nuestra y vuestra libertad”

El 19 de abril se cumplen sesenta años del inicio levantamiento del Gueto de Varsovia. Todo ha cambiado profundamente desde entonces. Europa, el pueblo judío, el Mundo. Apenas cinco años después surgió el Estado de Israel. ¿Qué lugar, qué valor ocupa hoy ese acontecimiento? “Esta es una lucha por nuestra y vuestra libertad”: ¿cómo interpretar este mensaje de Mordejai Anilevich a la sociedad polaca en su conjunto?

Iom Hazikarón

Recordación a los caídos en las guerras

Los israelíes -y el pueblo judío todo- recuerdan, hoy martes 6 de mayo, a los 21.540 miembros de sus organismos de seguridad caídos en las seis guerras con sus vecinos árabes y por ataques palestinos desde la fundación del Estado de Israel, del que mañana se celebran exactamente 55 años de existencia.
Las sirenas de alarma sonaron en todo Israel para recordar su memoria en una ceremonia nacional que no deja de emocionar. El país se para y la memoria vuela lejos en el tiempo y en lo profundo del espíritu de la más sentida recordación.

“En la diáspora tenemos que dejar de lado las diferencias y estar todos junto a Israel”

Manuel Junowicz (Presidente de la O.S.A.) se enojó con Nueva Sión y lo deja expresado en esta conversación en la que aclara los motivos de su molestia. Primero, por haber escrito mal su apellido en la nota publicada en nuestra edición anterior (¿Quién los conoce?) y, segundo, por no haber aclarado que su asunción, en la O.S.A., se produjo sólo dos meses antes de iniciado el proceso de la toma de datos para la encuesta. De todos modos, su pedido de aclaración resultó una buena excusa para conocer su parecer acerca de algunos temas un poco más interesantes como, por ejemplo, las formas en las que la O.S.A. aborda su trabajo de hasbará (esclarecimiento) y los modos de promover el sionismo, como afirmara Junowicz, “dejando de lado las diferencias, estando todos junto a Israel”. Un diálogo con interesantes contrapuntos que no se agotan en esta entrevista y que dan para pensar qué clase de acción queremos desde el aparato de la O.S.A.

55 años después

Reflexiones a la sombra del conflicto

Con vistas a un nuevo Día de la Independencia de Israel, algunos escenarios de la coyuntura del país parecen sombríos y otros promisorios. La crisis económica se profundiza, el plan económico propuesto no apunta a solucionar los problemas y la paz con los palestinos no termina de acercarse.
Mientras los verdaderos dilemas de la sociedad israelí siguen ausentes del debate público, y a pesar de todo, hay motivos para festejar: