Acto por Iom HaShoá y polémica por Irán

El viaje de Timerman a Israel

El canciller argentino Héctor Timerman volvió a pisar suelo israelí luego de la tensión generada entre ambos cuerpos diplomáticos por el Memorándum de entendimiento por la causa AMIA, firmado hace más de un año con Teherán. Además de participar en el acto de Iom HaShoá en el museo Yad Vashem, ser recibido por el presidente Shimon Peres, su par Avigdor Liberman y la ministra de Justicia, Tzipi Livni, y de firmar acuerdos bilaterales en materia cinematográfica y educativa, el canciller argentino también volvió a recalcar que el caso AMIA "no es un tema que forme parte de una negociación con Israel".

En la primera actividad de su visita de dos días a Israel, Héctor Timerman depositó una ofrenda floral en el museo Yad Vashem de Jerusalén durante el Día de Conmemoración de las víctimas del exterminio nazi. El canciller fue uno de los primeros en ofrendar la corona en nombre de la Argentina, dado que fue uno de los pocos representantes de otros países con rango ministerial que participaron de la ceremonia.
“Para mí significa un reconocimiento y un respaldo para quienes encontraron refugio y rehicieron su vida en nuestro paí­s. Hubo muchos sobrevivientes que se fueron a Argentina e incluso conocí­ a muchos familiares de ellos cuando fui creciendo”, relató Timerman. Además, agregó: “Por la dualidad de la situación, pensé mucho en Sara Rus, sobreviviente del Holocausto y quien luego vivió en Argentina la desaparición de su hijo por parte de la dictadura”.
La conmemoración, en la Plaza Gueto Warsaw en el museo Yad Vashem, se inició con las palabras del presidente de Israel, Shimon Peres, y del primer ministro, Bibi Netanyahu. Luego, seis sobrevivientes de la Shoá encendieron las velas en recordación a los seis millones de judíos asesinados.
Como es tradición en Israel, cuando comenzó el acto sonó una sirena durante dos minutos, que se escuchó en todo el país. Mientras duró ese sonido se frenó todo tipo de trabajo; las personas que caminaban por la calle frenaban su marcha y los vehículos se estacionaban al costado de los caminos y sus ocupantes descendí­an para permanecer de pie y en silencio en recuerdo de las víctimas.

El funcionario argentino inició así sus actividades en Israel que incluyeron también un encuentro con el presidente del Estado, Shimon Peres, y con su par local, Avigdor Lieberman.
Asimismo, en la nutrida agenda desplegada en Jerusalén, Timerman se reunió con el presidente de la Agencia Judía para Israel, Natán Sharansky, y tras haber recibido a representantes de ONGs que promueven la paz en la región, el canciller tuvo un almuerzo de trabajo con la ministra Tzipi Livni, principal negociadora en el proceso de paz con Palestina.

Recuerdo del Memorándum
Más allá de relanzar la relación bilateral con el Estado hebreo y el suspendido proceso de paz con Palestina, el tema de Irán y la investigación por el atentado a la AMIA fueron temas centrales que ocuparon al canciller en su visita a Israel. “El objetivo es que la Justicia lleve adelante el juicio”, dijo al respecto el canciller; ante autoridades que no ocultaron nunca sus críticas al memorándum.
Fuentes diplomáticas en Jerusalén dijeron que parecía “lógico” que el canciller argentino haya viajado con la intención de restablecer las relaciones, tras la molestia generada por el Memorándum firmado entre la Argentina e Irán por la causa AMIA.
Pero Timerman no consideró apropiado hablar de “reacercamiento” entre ambos países, dado que, afirmó, “no hubo alejamiento”. Además, Timerman destacó que: “Así como el proceso de paz hace a Israel y a los palestinos, el tema AMIA es un tema que hace a la Argentina”, dijo el canciller.
Timerman reveló que el tema de Irán no fue mencionado en la conversación con el presidente de Israel, Shimon Peres, y que fue él quien lo trajo a colación en la entrevista con su par israelí, Avigdor Liberman, cuando éste habló de las negociaciones de Irán, Estados Unidos y Europa. “Me parecía que ya que él había hablado sobre esas negociaciones, era lógico que habláramos de la AMIA.”
De todos modos, Timerman recalcó que las discrepancias que pudieron haber tenido ambos países sobre el tema no llevaron a un distanciamiento. “No me parece que en ningún momento haya habido un alejamiento. Debo ser el ministro de la Argentina que en menos tiempo más veces estuvo acá. Y siempre fui muy bien recibido por todas las autoridades”, aseguró. A la vez, Timerman destacó que el diálogo con Shimon Peres y Liberman fue cordial.