“En Mi Refugio nos gusta mucho conocer gente nueva”

El programa “Sumate” de Mi Refugio posibilita a familias de nuestra comunidad ingresar a este country sin cargo durante el verano. La opinión de los countristas.

“Sumate”, el programa que posibilita a todas las familias que concurren a alguna institución comunitaria ingresar sin cargo durante todo el verano al country Mi Refugio de la localidad de Canning, fue relanzado este año no sólo gracias al éxito alcanzado en 2017, sino por la demanda de muchos countristas de seguir conociendo e integrando a nuevas familias comunitarias.
Es el caso de Vanina Baralia, comerciante que reside en el barrio de Belgrano y concurre junto a su marido y sus tres hijos a este country ubicado a solo media hora de Capital, quien se manifiesta muy entusiasta de “Sumate”, al afirmar que es una muy buena idea, ya que “en el country nos gusta mucho conocer gente nueva, y además necesitamos gente joven y de la comunidad, porque a nosotros nos gusta encontrar pares con los que practicar deportes o salir a compartir una comida, junto al hecho de que los matrimonios jóvenes suelen venir con hijos, lo cual fortalece el espacio de los grupos, que igualmente ya cuenta con alrededor de 400 chicos”.
Frente a la consulta por la recepción que se le da a las nuevas familias, Vanina da su propio ejemplo, pues cuenta que si bien ella llegó al country con solo nueve años, “luego de una maravillosa experiencia de 11 años como madrijá, me casé y dejé de venir a Mi Refugio durante mucho tiempo. Pero regresé hace cinco años, y aunque ya no conocía a casi nadie, me volví a integrar rápidamente”. Según cuenta, “me agregaron en un chat de clases de tenis, fui a jugar y un día ya me estaba juntando a cenar, después esos encuentros se empezaron a hacer costumbre, y surgió un grupo de pertenencia”.
De la misma forma, es contundente al afirmar que los interesados deberían aprovechar la gratuidad de los tres meses que el country brinda para conocer su infraestructura y el ambiente, ya que “cuando vean la calidez de los grupos y de la gente, se darán cuenta de la apertura de esta comunidad. Todo el tiempo se forman grupos nuevos, sea por ‘Sumate’ o por otras vías, y hay verdaderamente amplias posibilidades de generar un grupo propio. Muchos vinieron de visita y el ambiente les pareció tan amigable que terminaron alquilando o comprando su casa, yo puedo ver lo feliz que está la gente por conocer nuevas familias y hacer nuevas amistades. De todas formas, siempre se conoce a alguien, es la comunidad, caminás unas cuadras o vas a la plaza y seguro te encontrarás con un excompañero de la escuela, de algún grupo de juventud, o la amiga de un hermano”.
-¿Qué es lo que más disfrutas del country?
-Mi momento es cuando dejo a los chicos en los grupos y puedo estar con mis amigas, allí soy feliz. Pero esto tiene mucho que ver con saber que mis hijos están ciento por ciento cuidados, de hecho yo trabajo en la comisión de Juventud y lo principal en Mi Refugio es este área. Yo fui parte de este espacio hasta los 18 años, donde me recibí de madrijá, y no quería saber nada con Capital, porque aquí estaba todo. Está comprobado el éxito de la parte de Juventud, que es de excelencia, toda la hadraja es fantástica, tenemos una de las mejores escuelas de madrijim y de hecho los chicos que de allí egresan son claves en todas las actividades que organizan, especialmente las de Pesaj, Rosh Hashana, Januca o Purim, además de las conmemoraciones por la Shoá, la Embajada y la Amia, eso ayuda a la continuidad del judaísmo y es lo que le quiero transmitir a mis hijos de 19 meses, 6 y 9 años”.
-¿Cómo es un fin de semana de tu familia en Mi Refugio?
-Mis hijos salen de la escuela los viernes a las 17 y venimos directo para acá. Llegamos y hacemos shabat, no en el sentido de brajot sino de cenar juntos, y el sábado a la mañana mi hija de nueve juega al hockey, muchas veces levantándose muy temprano cuando es visitante. Desayunamos en el Club House, donde los amigos van cayendo y se arma una mesa muy grande, luego almorzamos en familia, y después dejó a mis tres hijos en los grupos y me voy a hacer algún deporte, como caminar, andar en bici, baile o tenis, mientras que mi marido hace “fútbol libre” y después se queda a su tercer tiempo, donde comparte una merienda y conoce nueva gente. Por la tarde, siempre meriendo con amigas en diferentes casas, y luego de buscar a los chicos nos juntamos en la plaza, tras lo cual ya vamos planificando la cena, un asado o pedimos algo, que también es con amigos, de hecho no recuerdo un fin de semana que cenemos solos. El domingo a la mañana los chicos tienen deporte, ambos practican tenis y mi hijo de 6 también juega al fútbol, después almorzamos con amigos, luego nos quedamos charlando o vamos a caminar, y ahora en verano seguramente nos iremos tarde.
-A quien no le gusta deporte… ¿tiene también espacio en Mi Refugio?
-No existe el no sé jugar, yo no sabía jugar tenis y me enganché por la parte social, para generar un grupo. De hecho digo que sigo sin saber jugar, pero la paso muy bien y me divierto mucho. De todas formas, hay muchas opciones, se puede hacer baile, yoga, gimnasia funcional, o simplemente salir a correr o caminar. Y si no, tomar algo en el Club House o quedarse tomando solcito. Así que vuelvo a recomendar que aprovechen el programa ‘Sumate’ y vean de qué se trata.

Quienes deseen interiorizarse sobre el programa gratuito “Sumate”, pueden comunicarse con Gustavo o Eitán al 4295-8550 Int. 2 o bien enviar un mail a [email protected]