>>BUSQUEDA AVANZADA
COMUNITARIAS  |  EDITORIAL  |  ISRAEL  |  MEDIO ORIENTE  |  ARGENTINA  |  CULTURA  |  HISTORIA  |  INTERNACIONALES  |  REPORTAJES  |  FICCION  |  HUMOR
 ISRAEL
13/03/2018
Investigación judicial contra Netanyahu
El primer ministro y sus idiotas útiles desprecian la verdad porque no pueden controlarla

Pese a las evidencias halladas en los procesos judiciales que enfrenta por corrupción, Bibi Netanyahu y sus secuaces están tratando de fabricar un universo donde la negación de las acusaciones que pesan contra él se convierten en una verdad evidente por sí misma, y en donde paradójicamente él es la víctima inocente.
Por Chemi Shalev *

En un artículo de febrero de 1967 en la revista New Yorker, Hannah Arendt hizo una encuesta acerca de la tensa relación entre la verdad y el poder. Los gobernantes, especialmente los autoritarios, desprecian la verdad porque no pueden controlarla, escribe ella. Pueden debatir o incluso comprometerse con opiniones diferentes "pero los hechos inoportunos poseen una terquedad exasperante en donde nada puede moverse excepto las simples mentiras".
Arendt, cuya experiencia incluía la disección de la propaganda totalitaria, advirtió medio siglo antes de la aparición de Donald Trump acerca de la capacidad de los líderes modernos para crear una realidad falsa que sea tan persuasiva que podría proporcionar una alternativa integral a la verdad.
Esto es en lo que Bibi Netanyahu y sus secuaces están trabajando en estos días. Están tratando de fabricar un universo fáctico separado que mantenga la negación de Netanyahu de las acusaciones contra él como una verdad evidente por sí misma. Él es la víctima inocente. Sus problemas legales son totalmente injustificados. De esto se desprende que las investigaciones criminales en su contra deben ser el resultado de una oscura conspiración tramada por sus rivales, que desean deponerlo de manera no democrática, fuera de las urnas. Parafraseando un famoso dicho de su héroe Winston Churchill, Netanyahu en su angustia está protegiendo sus pecados originales con un guardaespaldas de mentiras.
En el mundo de las falsedades de Netanyahu, tomar los costosos regalos de los magnates con intereses creados es la norma. Los esfuerzos para subyugar y castrar a la prensa libre del país son deseables. Vender activos del Estado a cambio de una cobertura positiva de los medios es el camino del mundo. Y el hecho de que sus confidentes más cercanos explotaran descaradamente sus vínculos con la cima para hacer que millones de dólares salgan de contratos de defensa multimillonarios, no tiene interés para el público. Esto sólo puede significar que los investigadores policiales de Netanyahu están torcidos, los abogados que acompañan el caso son débiles y las fuerzas oscuras de la izquierda, en los medios, la academia y los pasillos de la justicia, son los que manejan las cosas y toman las decisiones.
La narrativa falsa de Netanyahu tiene una ventaja incorporada. No es desordenado, complejo o ambiguo como la realidad. Puede distorsionar y absorber cualquier nuevo desarrollo para alinearse sin problemas con la mentira original. Por lo tanto, un comisionado de policía que Netanyahu ha elogiado efusivamente se convierte de la noche a la mañana en un príncipe de la oscuridad. Los asesores y asistentes que hasta entonces habían sido leales, creíbles y estaban al tanto de los secretos de Estado, de repente se transformaron en informantes sin vergüenza ni conocimiento. Y un sistema fuerte y resistente de ley y orden -que, a pesar de sus imperfecciones, era el orgullo del país- se revela de repente como el nido de víboras de la corrupción, el mal y la perversión de la justicia. La única constante, por supuesto, son los medios de comunicación, proveedores de noticias falsas, donde los hechos siempre son brebajes.
Netanyahu tiene a su disposición legiones de idiotas útiles, en política y en los medios de comunicación, que difundieron su difamación anti-Israel por toda la tierra, por ignorancia y prejuicio. Otros, incluidas las figuras principales del Likud, prefieren permanecer en silencio por conveniencia o por miedo a enojar a la mafia que se traga las palabras de Netanyahu. Después de largos años de gobierno casi solitario y de su implacable agitación contra enemigos internos y externos, grandes porciones de la opinión pública israelí son como masilla en las manos de un maestro lava-cerebro como Netanyahu. La creencia en sus teorías de conspiración delirantes es más aceptable para ellos que llegar a un acuerdo con la realidad de un líder que evade la justicia.
“Frente a una avalancha sostenida de mentiras del régimen, decir la verdad se convierte en un arma política en sí misma”, señala Arendt. Tal vez como parte de su propio rechazo de las críticas dirigidas contra ella debido a su cobertura del juicio de Eichmann, Arendt llega incluso a afirmar que la verdad finalmente lo conquistará todo. Tiene una resistencia que durará más que las distorsiones del poder, afirma. Lamentablemente, el artículo de Arendt no pudo predecir si esta victoria llegará antes o después de las próximas elecciones y si Israel se verá obligado a pagar el alto precio que la adicción voluntaria a las mentiras exigió a las sociedades a lo largo de la historia.

* Fuente Haaretz
Traducción: Salvador Lobatón

 
Nombre y apellido
E-mail
Comentario

 



  www.nuevasion.com.ar - info@nuevasion.com.ar - Todos los derechos reservados Diseño: Rojamedia.com.ar