Cultura

“El menemismo comunitario no terminó”

Mientras las palabras son promesas en campaña y se esfumarán con el viento, ella intenta que la palabra quede escrita, impresa y esperando a los lectores en las bibliotecas de Buenos Aires. La política argentina. El rol del intelectual. Beraja. Bush. Las bibliotecas: las palabras. De todo esto hablamos con Manuela Fingueret, escritora (un libro infantil, siete de poemas, dos ensayos y dos novelas publicadas), dirigió la revista Plural (de la Sociedad Hebraica Argentina) y desde septiembre de 2000 es Directora de la Dirección General del Libro, Promoción de la Lectura y las Bibliotecas, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Buenos Aires. “El menemismo comunitario no se terminó” afirma tajantemente Fingueret.

Política violenta

Hitler, sus socios capitalistas y la herencia

“Exigimos la persecución despiadada de aquellos cuyas actividades sean perjudiciales al interés común. Los sórdidos criminales que conspiran con el bienestar de la nación, los usureros, especuladores, etc., deben ser castigados con la muerte, sean cuales fueran su credo o su raza”.

Adolf Hitler (24 de febrero de 1923)

Editorial Milá en Frankfurt

Postales de Alemania: tradición y multiculturalismo

El interés por la temática judeoargentina está ligado, percibo, a la experiencia multicultural. En un continente -el europeo- y un país -Alemania- donde el tema de la otredad, el diferente, ha sido causa de conflicto y enfrentamiento permanente en el siglo XX, con la locura nazi como álgido extremo del racismo, existe un profundo anhelo de conocer la manera en que otros lugares que han recibido enormes olas inmigratorias, como nuestro país, procesaron los caminos de integración cultural y solución de las diferencias de origen, para acceder a un pluralismo que enriquezca en lugar de conflictuar.
Es cierto, también, que la discusión se plantea, hoy, en otros términos que los que antecedieron y rodearon la Segunda Guerra Mundial. El acelerado proceso de globalización ha llenado de inmigrantes -muchas veces indeseados- los países centrales. Todos quieren, seguramente de manera legítima, compartir las mieles y el confort de ese mundo desarrollado que la televisión vende de continuo, en cada latitud. Y la conciencia de la humanidad, en esta etapa, no acepta fácilmente la recurrencia a argumentaciones discriminatorias o xenófobas contra ellos.
Veamos la experiencia narrada por Ricardo Feierstein a su paso por la Feria Mundial del Libro de Frankfurt, evento al que fuera invitada especialmente a participar la Editorial Milá y su director editorial.