Comunitarias

90 años de judaísmo, sionismo socialista, identidad y búsqueda de paz

Durante todo el 2003 se conmemoran los 90 años de existencia (y de la consecuente creación) del movimiento Hashomer Hatzair. Pionero de un espacio fraterno creado a la luz de las violencias antisemitas de Europa, fue una reacción más de un grupo de judíos que encontraron, en la mancomunión de las actividades scauticas e ideológicas, una forma de vida que defendía su integridad e ideología sionista.
Hashomer ha logrado a lo largo de estos 90 fructíferos años ser parte importante de la historia del Pueblo Judío, una historia que iremos recorriendo a lo largo de todas las ediciones de este año de Nueva Sión.
Empecemos por el principio.

Diego Paszkowski:

“Me gustan las novelas judías”

Diego Paszkowski, ganador del Premio La Nación -con dos novelas publicadas-, no se considera un escritor judío. “La división por géneros, escritor judío o escritor católico o escritor musulmán me gusta menos que la división entre buena y mala literatura” afirma este joven escritor. A pesar de ello, y como “para cualquier artista”, su judaísmo lo ayudó a referenciarse en un marco histórico que sí influyó en cuanto a la lectura de autores como Bashevis Singer o Woody Allen.

A 11 años del atentado a la Embajada de Israel

Carlos Susevich: “El gobierno de Duhalde pretende, con su versión, cerrar las causas AMIA y Embaj

Los informes de la SIDE entregados por el jefe de los “inteligentes” argentinos, Miguel Angel Toma, al presidente Duhalde forman parte, para Carlos Susevich -padre de Graciela, víctima del atentado a la Embajada de Israel en la Argentina-, de la verdad oficial que el gobierno está tratando de imponer con el fin de acreditarse la resolución de los atentados. Lejos de ello, Susevich afirma que “no existe ningún movimiento aparente y en el poco movimiento que hay en el juicio de la AMIA, es evidente que existen terribles contradicciones” y vuelve a denunciar el poco interés de los israelíes para que el atentado a su sede diplomática se esclarezca.

Alta Gracia, Córdoba

La unión hace la fuerza

A 30 kilómetros de Córdoba capital se encuentra la ciudad de Alta Gracia. Las pocas familias judías que la pueblan están comprometidas con su identidad. Su búsqueda constante de lo judío es un buen paradigma para quienes creen que en las pequeñas ciudades del interior del país las comunidades no son activas o, tal vez, se están muriendo.

Chicos judíos de la calle

Al borde del abismo

Jana nació hace poco en Buenos Aires en un hospital público. Su madre, una mujer judía indigente,desapareció después de dar a luz y el hospital la entregó a la jueza de menoresquien la asignó a una institución católica. Nadie sabe cómo la madre llegó a Ieladeinu, el primer hogar para niños judíos de la calle, creado por Jabad Lugavitch, y contó acerca de su hija y que quería que fuera judía. Después volvió a desaparecer. Jabad pidió qu ela niña fuera integrada a Ieladeinu, la Jueza se negó y la institución apeló basándose en la carta de la ONU que da a los niños el derecho a seguir la orientación espìritual de sus padres. Un juez superior acaba de otorgarle la niña a Ieladeinu… La pobreza en el marco comunitario sigue avanzando.

El mundo del judaísmo religioso y homosexual

Temblando ante Dios

El mundo normalmente oculto de los homosexuales judíos jasídicos y ortodoxos se ha develado en «Trembling before God» («Temblando antes Dios»), un documental controvertido que acaba de estrenarse en los Estados Unidos. Muchos de los entrevistados aparecen en siluetas, con sus voces cambiadas, por temor a las consecuencias que les podría traer hacer pública su verdadera identidad. Un tema tabú que, como afirma el director, sirve para sacar a la luz el sufrimiento de estas personas atrapadas entre sus deseos y la comprensión humana de sus comunidades.

Jack Fuchs

95.798, el número impronunciable

Antes de subir al tren que, con destino desconocido, lo sacaría de Auschwitz, a Jack Fuchs le asignaron el número 95.798, que le quedó marcado a fuego en su mente, aunque tuvo la suerte que no se lo tatuaran en su brazo de acuerdo a una práctica que resultaba habitual en los campos de concentración.
Sin embargo, por esos inexplicables vericuetos que tiene la mente humana, al número que le dieron los nazis, Fuchs sólo lo puede pronunciar en alemán o escribirlo en números.

Sobre Masada, los historiadores y los escritos de Aguinis

La antigua fortaleza de Masada ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. No podemos menos que alegrarnos y celebrarlo, al fin una buena noticia con relación a Israel y su patrimonio histórico. Pero tampoco, podemos dejar de adherir y participar en la discusión que se ha suscitado en cuanto a la pertinencia o no del homenaje que los israelíes deben rendir a este preciado monumento histórico por el tema del suicidio protagonizado por sus defensores y el discurso de su jefe, Eliézer Ben Yair.
Enterados del entrecruzamiento de ideas que han surgido de la lectura de un artículo del diario “La Nación” publicado el Dr. Marcos Aguinis, el pasado 7 de diciembre, se presenta la cuestión de por qué todos los opinantes están ignorando a los verdaderos especialistas en el tema: los historiadores.