Libia se hace responsable del atentado de Lockerbie

Trípoli indemnizará a los familiares de las 270 víctimas

Cada una de las familias de las 270 víctimas del atentado de Lockerbie (Gran Bretaña) recibirá 9,1 millones de euros "en las próximas semanas", anunció el ministro de Exteriores de Libia, Ramane Chalgam, después de reconocer, por primera vez, la responsabilidad civil de su país en el atentado contra un avión de la aerolínea estadounidense Pan Am que en 1988 estallara en pleno vuelo, sobre la ciudad escocesa de Lockerbie.

El 31 de enero del 2001, la justicia de este país condenó a cadena perpetua a un ex agente de los servicios secretos libios por el crimen.
“Mi país ha aceptado asumir la responsabilidad civil por las acciones de sus funcionarios, en el caso Lockerbie, conforme al derecho internacional y al acuerdo suscripto en marzo entre responsables libios, norteamericanos y británicos” explicó Chalgam en Trípoli.
El titular libio de Exteriores expresó la voluntad de su Gobierno de que las indemnizaciones sean pagadas “lo más pronto posible”, aunque indicó que el dinero sólo será desembolsado en su totalidad si Estados Unidos y la ONU retiran las sanciones contra su país.

Tres etapas

Las indemnizaciones, indicó Chalgam, serán pagadas en tres etapas, con la condición de que la ONU levante las sanciones contra Trípoli inmediatamente después de efectuarse el primer desembolso, de 3,6 millones de euros por víctima, y de que Estados Unidos haga lo propio tras el segundo pago, por la misma cantidad. El presidente libio, Muamar Gadafi, espera que Washington retire de la lista de países terroristas a Libia una vez cancelado el total de las compensaciones.
Chalgam informó de que varios hombres de negocios de Libia “han abierto ya un fondo para las indemnizaciones”, y se mostró confiado en que tanto la ONU como Estados Unidos aceptarán las condiciones propuestas.

CAMBIO

El pasado 12 de marzo, Libia había anunciado su decisión de pagar los 9,1 millones de euros a cada una de las familias de las víctimas, pero negó que su país estuviera dispuesto a reconocer la responsabilidad civil por el atentado, como sugirieron en ese momento fuentes de Estados Unidos. “Sólo hemos hablado de indemnizaciones”, dijo ese día el embajador libio en Londres.