19 de abril de 2003 – 60 años del Levantamiento del Gueto de Varsovia

Un grito de dignidad humana

En abril de 1999, se exhibieron en el Obelisco las fotos tomadas por un soldado nazi, en su día de licencia, del Gueto de Varsovia. Las mismas habían permanecidas ocultas, sin revelar durante más de cincuenta años. Las imágenes tenían una fuerza impresionante. Chicos sentados en las veredas con el hambre traducido en su rostro. Muertos esqueléticos tirados en las calles, víctimas de la inanición y del tifus. Carros que transportaban los restos de lo que habían sido seres humanos. Gigantescas tumbas colectivas en el momento que se descargan los cadáveres. Una nena de edad indefinida, con su rostro cruzado por el miedo y el dolor, teniendo en su falda un hermanito dormido o muerto. El horror y la barbarie nazi en su expresión más descarnada. Fotografiada por el opresor. Ahí en Varsovia. La capital de la Polonia invadida. Donde residía la mayor cantidad de judíos de toda Europa.

Por Hugo Presman

El gueto fue asentado el 16 de octubre de 1940, por lo que se les prohibió a los judíos a establecerse fuera de una zona específica delimitada mediante la construcción de muros. En el verano de 1941, en un pequeño espacio se hacinaban 500.000 personas. El objetivo era el exterminio por hambre o enfermedad. Pero como el procedimiento era lento para la eficiente maquinaria asesina, empiezan las deportaciones hacia el campo de concentración de Treblinka. Seis mil personas diarias salen de Umschlag Platz, la estación ferroviaria situada en el propio gueto. En diez días de agosto, marchan por las calles del terreno cercado, rumbo al tren de la muerte, los niños de los jardines de infantes y los orfelinatos. Al frente, acompañando a sus alumnos, va el célebre pedagogo Janusz Korczak. Cuando el almanaque marca septiembre de 1942, sólo quedan en la capital polaca unos 36.000 judíos. Más de 260.000 fueron eliminadas en apenas siete semanas.

Un regalo de cumpleaños mutuo

El 20 de abril era el cumpleaños de Adolfo Hitler. El regalo prometido para la ocasión era la muerte de todos los sobrevivientes. Un grupo de jóvenes, tal vez recordando a La Pasionaria de la guerra civil española, que sostenía «es mejor morir de pie que vivir de rodillas», deciden armarse para vender cara su vida. Empieza el aprovisionamiento de armas y alimentos sorteando las vallas a través de las cloacas. Todo lo que se consigue es precario. Pero los doscientos veinte combatientes conducidos por un joven de 24 años llamado Mordejai Anilevich, estaban acorazados en la desesperación de lo vivido y en la esperanza de clavar una pizca de dignidad en un mundo asolado por la ignominia. El 19 de abril de 1943 se inicia la ofensiva final contra la heroica resistencia. Una batalla perdida de antemano, pero que iba a dejar en claro que los judíos tenían el coraje y la decisión de realizar la primera rebelión ciudadana en la Europa ocupada.

La aceitada maquinaria bélica alemana se puso en marcha subestimando a los que habían llevado a los campos de concentración y exterminio con los que sembraron la vieja geografía junto a la leyenda hipócrita: «el trabajo libera».
Era el 19 de abril y los judíos del gueto celebraban la Pascua Judía (Pésaj) que recuerda la salida de Egipto escapando de la esclavitud.
Ante la imprevista resistencia, los nazis recurrieron a la artillería, los tanques, aviones de bombardeo, ametralladoras y lanzallamas. Se inundaron las alcantarillas y se luchó refugio por refugio. El 8 de mayo, después de diecinueve días de batalla más que los que duró la resistencia en países como Bélgica, Yugoslavia o Grecia- los invasores llegaron a Mila 18 donde estaba emplazada la comandancia general de la Resistencia.
Mordejai Anilevich y Ringel Blum, símbolos de esta gesta, con los pocos amigos sobrevivientes, se suicidaron ante de entregarse a los asesinos de su pueblo.

Por la dignidad humana

Poco antes, Anilevich había escrito: «pude ver la defensa judía del gueto, en toda su gloria y su grandeza». El filosofo Michel Foucault ha dicho «El Levantamiento del Gueto de Varsovia reivindica la dignidad humana. Varsovia siempre tendrá su gueto sublevado y sus cloacas pobladas de insurgentes». Paradojas de las miserias humanas. Hubo que descender a esas cloacas para forjar esta historia de coraje, porque la superficie estaba inundada por los ditritus de la intolerancia, el racismo y el odio al diferente. En ese escenario, tan parecido al infierno tan temido, doscientos veinte seres humanos honraron a la vida con las armas en las armas, en nombre de los millones que no pudieron hacerlo, sin ninguna posibilidad de triunfo, en un estruendoso grito de dignidad.

Notas Relacionadas