Murió José Itzigsohn, histórico colaborador de Nueva Sión

Una pasión militante entre dos siglos

Se nos fue un maestro, un compañero: falleció el Profesor José Alberto Itzigsohn. Titulo estas líneas "Una pasión militante" pero Itzigsohn, con su pensamiento lúcido y su voz pausada era –también- el reverso,  hondo, maduro y reflexivo,  de  una actitud meramente fogosa.
Por Moshé Rozén, desde Nir Itzjak, Israel

“Tú no lo habrías escrito.
Pero nosotros, gracias a tí,
No tenemos vergüenza de decir en tu nombre:
“Un siglo es un instante”
Y menos aún, de pensar en el nuestro:
“Cien años, qué locura”.
Mario Benedetti

 

Lo escuché por vez primera, a pincipio de la déada del setenta, en la sede del periódico Voz libre-Fraie Shtime, en el barrio de  Paternal. Itzigsohn dictó un seminario sobre historia del pueblo judío.  Aquellos que estudiamos antes el tema, descubrimos lo poco que sabíamos: nos faltaba el contexto amplio y universal que Itzigsohn supo abrir, como un  rico y colorido abanico que otorgaba un sentido mayor al desarrollo de la condición judía a través de los tiempos. Nos sorprendió su estilo oratorio: era tal su vastedad de conocimiento que no necesitó de una guía escrita y la conferencia asemejó, por su ritmo, a la impecable lectura de un libro.
Cuando el Profesor Itzigsohn, acosado por la asfixiante dictadura militar, abandonó la Argentina y eligió radicarse en Jerusalén, tuvimos la posibilidad de invitarlo al Instituto de Estudios del Movimiento Hashomer Hatzair en Guivat Javiva y gozar de su visión sobre el trauma cultural en el proceso inmigratorio de América Latina a Israel: era la palabra de un erudito global, catedrático de la Universidad de Buenos Aires, psicoterapeuta, sociólogo.
En los años ochenta del siglo pasado, Itzigsohn apoyó, desde Israel, la “Convegencia por un Judaísmo Pluralista” que constituyeron Mapam Argentina, el Centro Max Nordau de La Plata, el Movimiento Voz Libre y el Ateneo Masada de Santa Fe.
 Siempre fiel a su vocación humanista y su compromiso con las ideas de justicia social en Israel  y contra la perpetuidad  del conflicto  árabe-israelí,  Itzigsohn compartió, a mediados de los años noventa, el proyecto de unificación del Partido Socialista de Israel (Mapam) con el Movimiento por los Derechos Civiles (Ratz) y otras fuerzas políticas que confluyeron en el Partido MERETZ.
La síntesis entre su  espíriritu reflexivo y su pasión militante se refleja nítidamente tanto en las notas que publicó en  Nueva Sión (la última salió a fin de año pasado) como en sus libros: en “Una experiencia judía contemporánea” relata su tránsito ideológico, su vivencia como argentino voluntario en la Guerra de la Independencia de Israel y su contacto inicial con las realizaciones comunales y cooperativas, el Kibutz y el Moshav.
Nacido en 1924, el Profesor José Alberto Itzigsohn es el retrato transparente de un  judío argentino e israelí,  hombre de trayectoria cabal, lejano a la izquierda ortodoxa,  al judaísmo fundamentalista y a los dogmas nacionalistas que empañan la identidad auténtica de  las banderas de progreso y transformación.