Voces del juicio

Comenzó el proceso por el encubrimiento del atentado a la AMIA

“Voces del juicio” es una nueva sección creada por el periódico Nueva Sión con motivo del comienzo del segundo juicio por el atentado a la AMIA. Este nuevo formato tiene como objetivo incluir testimonios tanto de los damnificados como de los acusados por el encubrimiento del atentado a la mutual judía en 1994, donde fallecieron 85 personas y más de 300 resultaron heridas. Y que a 21 años del ataque terrorista aún no obtuvieron el consuelo de que se haga Justicia.
Esta primera entrega incluye los testimonios de Adriana Reisfeld, Diana Malamud, Laura Ginsberg, Sergio Burstein, Rosa Montano de Barreiro y Jorge Knoblovits, así como una línea de tiempo que sintetiza la historia de la causa de encubrimiento.

Por Darío Brenman

La instancia judicial que comenzó el 6 de agosto pasado, tiene como objetivo juzgar a trece acusados. Entre otros, al expresidente de la Nación, Carlos Menem, quien no se presentó en la primera audiencia del juicio, por problemas de salud, y está acusado de abuso de autoridad y de ser instigador de los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica.
Por su parte, al exjuez de la causa AMIA, Juan José Galeano, se lo acusa de peculado, por haberle pagado 400.000 dólares a Carlos Telleldín para que modificara su declaración, así como por coacción y falsedad ideológica, entre otros delitos cargos.
El ex jefe de la SIDE, Hugo Anzorreguy, también es investigado por peculado por el pago a Telleldín, por abuso de autoridad, falsedad ideológica y encubrimiento, este último como partícipe necesario. Internado en el sanatorio Otamendi, el ex jefe de los espías argentinos siguió la audiencia por videoconferencia.
Otro imputado es el expresidente de la DAIA, Rubén Beraja, quien también enfrenta el juicio acusado por peculado, ya que se lo considera partícipe primario por haber participado de las negociaciones con Telleldín. De esta manera, el dirigente comunitario pasó de ser acusador a estar acusado por encubrimiento
En tanto que el excomisario Jorge Palacios enfrenta este juicio por abuso de autoridad y violación de los medios de prueba, por la interrupción de la investigación sobre Alberto Kanoore Edul. Y está imputado también por el delito de encubrimiento.
Los ex fiscales de la causa AMIA, José Barbaccia y Eamon Mullen, son investigados por peculado, en grado de partícipes primarios, así como por coacción, como partícipes secundarios, y por privación abusiva de la libertad de los ex policías Ribelli, Leal, Ibarra y Barreiro.
Finalmente, el exsubsecretario de la SIDE, Juan C. Anchezar, quien se descompuso en plena audiencia y fue autorizado a retirarse, está acusado de abuso de autoridad y falsedad ideológica. Además, en carácter de partícipe necesario, se lo acusa de encubrimiento.

La causa que investiga el encubrimiento del atentado a la AMIA empezó hace quince años, cuando Claudio Lifschitz, uno de los prosecretarios del juzgado federal en el que recaló la investigación, denunció que el exjuez Galeano y el gobierno de Carlos Menem habrían acordado “plantar” la pista que dirigía hacia los policías bonaerenses como autores del atentado donde murieron 85 personas. Todo esto, en medio de un enfrentamiento entre el entonces gobernador Eduardo Duhalde y Menem.
Luego, en el primer juicio por el atentado a la AMIA, el presidente del Tribunal Oral Federal Número 3, Miguel Pons, denunció que había habido una “decisión como política de Estado de presentar una solución falsa del atentado para atender la demanda de justicia de la sociedad y los oscuros intereses de gobernantes”.
En ese contexto, absolvió a los cuatro policías bonaerenses que habían sido imputados por la voladura y declaró nula la investigación judicial que había desembocado en aquel debate oral, diez años después del atentado.

Adriana Reisfeld, presidenta de Memoria Activa
“Pasaron 21 años y, por responsabilidad de ellos (los acusados), sabemos lo mismo que una semana después del atentado. Merecen la más grande condena y nosotros, la verdad. Nosotros, como argentinos, no sólo yo, que me mataron a mi hermana. No debemos permitir que sigan en sus casas”.
“Para nosotros esto es histórico, después de 21 años, ver ayer en el tribunal, del lado derecho, a los que en el 2001 estaban del lado que acusaban, como los fiscales, el abogado Stinfale, dirigentes de la comunidad judía como Rubén Beraja, los que acusaban, ahora estaban en el banquillo de los acusados”.
“Yo creo que hubo convivencia entre ellos. Ayer mismo, ver al Fino Palacios saludando a varios con abrazo, no es fácil para nosotros ver eso como familiares”.
“Acá lo que se enjuicia es el pago a Telleldín y Ana Boragni de los 400.000 dólares y 5.000 dólares por mes por varios años para que inculpen a policías, acá entran el juez Galeano, Anzorreguy, Beraja; y después el ocultamiento de que tenían que allanar la casa de Kanoore Edul, de Munir Menem, quien le pidió a su hermano Carlos Menem que no se continúe la investigación”.

Diana Malamud, secretaria de Memoria Activa
“Exigimos una condena ejemplar para los 13 ex funcionarios públicos, judiciales, de inteligencia, de las fuerzas de seguridad y la comunidad judía que integran la nómina de acusados. Queremos la verdad, por supuesto. Y condenas efectivas, por supuesto. Queremos que estén presos. Algunos de los delitos que cometieron lo ameritan. Es una barbaridad lo que hicieron, es tremendo, es difícil de entender, difícil de creer aún hoy. Es importante la presencia de la sociedad en el debate, ya que cuanto más transparente sea, más apoyo de la prensa y de toda la sociedad tenga, la posibilidad de que los jueces miren para otro lado o hagan oídos sordos será menor”.
Por otro lado, sobre el trabajo del fiscal Alberto Nisman Malamud expresó: “Fue paupérrimo, lo único importante de su fallida actuación fue que reavivó la causa AMIA y volvió a ponerla en la agenda del poder político. Nisman debe haber tenido miedo de ser procesado por encubrimiento, y tampoco estaba dispuesto a juzgar a su ex compañeros”.
En tanto que sobre la dirigencia de la AMIA y de la DAIA, Malamud dijo que: “Ellos nos mintieron y estafaron. Ingenuamente creímos que querían representarnos y claramente participaron de maniobras de encubrimiento” y agregó que la “sensación es que la AMIA y la DAIA vendieron a nuestros muertos por dinero”.
Finalmente, sobre el primer proceso judicial de la causa AMIA, Malamud destacó que: “Este juicio es completamente diferente a aquél. Este juicio no debería haber ocurrido nunca, este es el juicio del otro horror que cometieron contra nosotros, es el juicio de la vergüenza”.

Rubén Beraja, ex presidente de la DAIA

“No creo que pueda participar en el juicio porque en paralelo tengo que afrontar otro juicio por la quiebra del banco Mayo”.
No obstante, la excusa del ex dirigente comunitario se derrumbó cuando se verificó que no coincidían los días de las audiencias.

Omar Daer, abogado defensor del expresidente Carlos Menem, en relación a su ausencia el primer día del juicio, afirmó: “Aquí tengo un certificado médico que acredita que sufre un cuadro de hipertensión, diabetes, esclerosis y artrosis, lo que le impide su movilización atento a su avanzada edad”
Ante esta situación, Memoria Activa analizó solicitar por secretaría el desafuero del expresidente y actual senador para que, en caso de que “insista en esconderse de la Justicia”, se lo pueda obligar con la fuerza pública a comparecer como acusado.
En ese contexto, Laura Ginsberg, de Apemia, señaló: “Acá empieza a debatirse lo de siempre: las maniobras dilatorias de ellos versus los 15 años que llevamos esperando para que este juicio se sustancie. Uno se encuentra en ese equilibrio desgraciado”.

Sergio Burstein, familiar de la agrupación 18J
“En el otro juicio (de la causa AMIA) fuimos el pato de la boda. Creíamos a rajatabla. El juez, los fiscales, las instituciones de la comunidad, sabían, no era solamente Beraja”, explica al recordar el debate anterior y cómo llegaron ellos allí. En tanto que sobre el debate que comenzó el 6 de agosto, explicó que llegó con sensaciones mezcladas. “Necesito que paguen por negarle la posibilidad de justicia y dignidad a nuestros muertos”.
Para Burstein, en la lista de acusados faltan otros. “El juez Claudio Bonadio es responsable de que hoy todos tengamos cinco años más sin justicia, porque durante ese tiempo cajoneó la investigación del encubrimiento, hasta que fue apartado. Lo mismo corre para el fiscal Guillermo Marijuan, que cuando vio el video con el pago a Carlos Telleldín para desviar la investigación entendió que no había delito”.

Rosa Montano de Barreiro, madre de una víctima
En el primer juicio fue una de las primeras testigos en declarar y contar lo que vivió el 18 de julio de 1994, cuando la onda expansiva le arrancó de la mano a su hijito, Sebastián, de cinco años, para siempre. Conoció a muchos de los imputados personalmente. Compartió con ellos horas, charlas. Como con Galeano o los ex fiscales de la causa, Eamon Mullen y José Barbaccia, ahora también imputados en el debate. O con el ex comisario Alberto “Fino” Palacios, otro de los acusados. Fue durante los primeros años de la investigación. “Yo sentía que ellos estaban de nuestro lado, les tenía muchísima confianza, y en realidad nos usaron, nos defraudaron. Nos mintieron en la cara con muertes y no les importó”. Y agregó: “Espero que sea distinto al juicio anterior que teníamos todas las expectativas y de pronto nada. Por eso pongo mis reparos. Espero que no pase de nuevo”.

Jorge Knoblovits, secretario general de la DAIA
“Es una oportunidad procesal y legal importantísima; es una oportunidad en una situación que está empantanada. Tenemos hasta un presidente de la DAIA imputado; se dirimirá qué pasó con los 400 mil dólares, con el encubrimiento, con las fallas en la investigación. Es la propia DAIA la que ha pedido que se investiguen todas las pistas, hasta la siria. No es cierto que sólo tenga interés por la pista iraní; está en el expediente”.
“Estamos interesados en el juicio; de la comunidad para adentro, no tenemos inconveniente que un expresidente de la DAIA esté imputado, pero no somos querellantes; fue una decisión jurídica y no política; estamos junto y presentes en el juicio. Tenemos más actividad judicial en los últimos años que nuestra misión política. Lamentablemente, en este momento, transitamos mucho los pasillos de Tribunales. Estamos todos juntos para tratar de averiguar la verdad’.
“Hay muchos interrogantes; esta causa es de terrorismo internacional, Argentina fue víctima del peor acto de terrorismo en el siglo XX; cualquier acto de terrorismo internacional es muy difícil de ser perforado; más en la Argentina, que no teníamos la vinculación con los servicios de inteligencia que podían tener otros; tenemos evitar que cualquier poder político ejerza ninguna presión sobre el tribunal”.

Una línea de tiempo, momentos cruciales de la causa que lleva 21 años esperando justicia 

  • 10 de julio 1994, Carlos Telleldín vende una camioneta Trafic
    El día de la venta de la camioneta Trafic que estalló en la AMIA es uno de los que más incógnitas suscita aún hoy. Carlos Telleldín la había comprado poco antes, siniestrada, para obtener documentación en regla. Por ese entonces, se dedicaba a colocar el motor de vehículos siniestrados en otros diferentes, generalmente de origen ilícito. Luego, adaptaba el número de la carrocería al de los papeles del vehículo en regla. Sobre su venta, Telledín dio numerosas versiones, pero nunca pudo determinarse qué pasó en los días previos al atentado.
  • 18 julio 1994, Atentado a la AMIA
    Una bomba estalla a las 9.53 de la mañana y destruye el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Mueren 85 personas y más de 300 resultan heridas. El atentado a la AMIA es el mayor ataque a la comunidad judía en la historia argentina, cuyo antecedente, también trágico, había sido la voladura de la Embajada de Israel, en marzo de 1992. La investigación judicial queda a cargo del juez federal Juan José Galeano y de los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, su adjunto.
  • 23 julio 1994, el juez Galeano, tras la pista iraní
    El juez federal Juan José Galeano viaja a Venezuela, en uno de los aviones presidenciales puesto a disposición por Menem, para entrevistarse con el exdiplomático iraní, Manoucher Motamer. Era el inicio de la pista iraní. Días antes, la SIDE le había informado al juez que Motamer, por entonces bajo protección de la ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados) y luego señalado como agente de la CIA, había señalado a cuatro diplomáticos iraníes como posibles responsables del atentado.
  • 25 julio 1994, Galeano se reúne con Menem en Olivos
    Luego del viaje a Venezuela, que contó con el apoyo del gobierno argentino, Galeano mantuvo una reunión informativa con el presidente Menem.
  • 25 julio 1994, aparece entre los escombros el motor 2831467, correspondiente a un vehículo Renault Trafic
    Aunque luego este hallazgo será fuertemente cuestionado, es lo que permite llegar a Carlos Telleldín, último tenedor de la Trafic. El motor correspondía a un vehículo Renault Trafic que, según informó la División Sustracción de Automotores, pertenecía a la camioneta dominio C1-498.506, bajo la titularidad de MESSIN S.R.L. Tiempo atrás, informó la firma, la camioneta había sufrido un incendio. La compañía de seguros Solvencia se hizo cargo del siniestro y Messin vendió entonces los restos de la Trafic a la agencia Automotores Alejandro SRL, de Alejandro Monjo, por 3 mil dólares. Fue entonces cuando, siniestrada pero con papeles en orden, la adquirió Carlos Telleldín, junto a un lote integrado por otros vehículos.
  • 26 julio 1994, investigan a Kanoore Edul, un empresario de origen sirio libanés
    Una de las primeras pistas tras el atentado conduce a Alberto Kanoore Edul, ciudadano argentino de origen sirio-libanés. Cinco minutos antes del estallido de la bomba, un camión de la empresa Santa Rita, también de origen sirio-libanés, depositó un volquete en la puerta de la AMIA. En su recorrido de aquel día, también figuraba un domicilio, Constitución al 2600, vinculado a Kanoore Edul. El subsecretario de la SIDE, Juan Carlos Anchezar, ordena entonces intervenir tres líneas de teléfono pertenecientes a Kanoore Edul. Es el inicio de la denominada “pista siria”.
  • 27 julio 1994, Pista iraní: sospechas sobre la posible intervención de Mohsen Rabbani.
    La SIDE le informa a Galeano que, según investigaciones previas al 10 de julio, se tenían sospechas de que Mohsen Rabbani, en ese entonces consejero cultural de la Embajada de la República Islámica de Irán en la Argentina, preparaba un atentado terrorista en el país.
  • 27 julio 1994, Telleldín, último poseedor de la Trafic, es detenido
    El hallazgo del motor entre los escombros permitió llegar hasta el último poseedor de la camioneta Trafic que se sospechaba había cargado la bomba que estalló en la AMIA. El reducidor de autos robados Carlos Telleldín es entonces detenido, acusado de entregar la Trafic a los terroristas.
  • 9 julio 1994, Pista siria: encuentran un llamado entre Telleldín y Kanoore Edul previo al atentado
    Según un informe de Movicom, el 10 de julio de 1994, a las 15.30 horas, se realizó una llamada de dos minutos desde un número perteneciente a la firma Aliantex SRL, a nombre de Alberto Jacinto Kanoore Edul, a otro a nombre de Telleldín. Ninguno de los dos explicó ese llamado.
  • 29 julio 1994, Pista iraní: Rabbani buscaba una Trafic antes del atentado, según la SIDE
    Según un informe de la SIDE, Rabbani buscaba una camioneta Trafic antes del atentado.
  • 30 julio 1994, Telleldín presta declaración indagatoria
    En su primera declaración, Telleldín dice que vendió la camioneta a una persona de nombre Ramón Martínez, un extranjero de acento centroamericano. Pronto se descubre que se trataba de una identidad falsa y que el domicilio anotado en el boleto de compraventa era inexistente.
  • 31 julio 1994, Galeano ordena allanamientos en domicilios vinculados a Kanoore Edul
    Galeano ordena el allanamiento de los domicilios de Constitución 2745, 2633 y 2695, vinculados todos a la familia Kanoore Edul, para “proceder al secuestro de documentación, agendas, material explosivo, y todo otro elemento que se presuma relacionado con el hecho investigado”.
  • 1 agosto 1994, el día de los allanamientos: solo se realizan dos de los tres ordenados
    De los tres domicilios bajo investigación, solo en dos se realiza el allanamiento “pese a la claridad de la orden primigenia, y sin una explicación coherente que ameritara la suspensión”. Tras conocer la orden de Galeano, Alberto Kanoore Edul -padre de Alberto Jacinto- había visitado la Casa Rosada. Luego del encuentro, el presidente Menem ordenó al juez Galeano, en forma ilegal, y a través de su hermano Munir, no continuar con la investigación de la “pista siria”, que involucraba a la familia Kanoore Edul. Alberto Jacinto Kanoore Edul queda, de todos modos, demorado.
  • 2 agosto 1994, Kanoore Edul declara en la división Protección del Orden Constitucional (POC) de la Policía Federal
    Dijo que vivía en el domicilio de la calle Constitución 2695 y se dedicaba a la manufactura, industrialización y comercialización de productos textiles a través de la firma ALIANTEX S.R.L., de su propiedad, instalada en su domicilio. Reconoció haber estado buscando en los avisos clasificados publicados en el diario Clarín alrededor de mitad de julio de 1994 una Renault Trafic de chasis largo, de aproximadamente $15.000, pero que no concretó su adquisición. Y, finalmente, dijo no recordar haberse comunicado el día 10 de julio al número perteneciente a Telleldín para consultar sobre la venta de la Trafic.
  • 8 agosto 1994, las intervenciones a las líneas telefónicas de Kanoore Edul
    Línea 1: El 8 de agosto Galeano habría consentido un pedido de la SIDE y ordenado la baja de la intervención telefónica del número celular de Kanoore Edul desde el cual se había contactado a Telledín el 10 de julio de 1994, “a escasos días de ser efectivizadas, y prescindiendo del análisis del material producido”.
    Línea 2: Juan Carlos Anchezar remite al juzgado las transcripciones de los cassettes grabados hasta el 1 de agosto, pero recién el 23 de agosto comunica que el 2 de agosto ya se había interrumpido la escucha directa del abonado, otra vez, “por carecer de valor informativo”. “Ante esta decisión tomada en forma unilateral por el organismo de inteligencia”, según la elevación a juicio del juez Lijo, “el imputado [Galeano], simplemente tuvo presente lo informado”.
    Línea 3: La SIDE remite al juzgado las transcripciones de los cassettes grabados hasta el 12 de agosto. Bajo el argumento de carecer de valor informativo, el 26 de septiembre Anchezar solicita el cese de la escucha. Galeano consiente la petición dos días después.
  • 9 agosto 1994, Galeano lanza órdenes de captura contra funcionarios iraníes y procesa a Telledín junto a dos mecánicos
    Galeano pide la captura de cuatro funcionarios de la Embajada de Irán en Buenos Aires: Ahmad Allameh Falsafi, Mahvash Monsef Gholamreza, Akbar Parvaresh y Abbas Zarrabi Krorasani, señalados por el arrepentido Manucher Moatamer como autores intelectuales del ataque a la Embajada de Israel. Además, procesa a Carlos Telleldín junto con Ariel Nitzcaner y Marcelo Jouce, los mecánicos del taller que arreglaba los vehículos que el exreducidor de autos conseguía.
  • 15 agosto 1995, comienzan las negociaciones que concluyen en el cambio de la declaración de Telleldín
    En 1995, la juez Riva Aramayo visitó varias veces a Telleldín mientras estaba en la cárcel. En estos encuentros a espaldas del resto de las partes del proceso, el exreducidor de autos truchos empieza a cambiar su versión sobre el destino de la Trafic. Este día aparece en el expediente una nota de Galeano en la que dice que la jueza le informó que Telleldín explicó que Ramón Martínez no existía y que el boleto de compraventa era falso.
  • 24 agosto 1995, la pista de los policías de la bonaerense aparece en el expediente
    En una nueva nota en el expediente, consta que, según Telleldín, “quienes recibieron la camioneta eran policías de la provincia de Buenos Aires que conocía, cuyos nombres se reservaba” y que “condicionó su cooperación al cumplimiento previo de determinadas exigencias que no fueron precisadas”.
  • 31 octubre 1995, Galeano abre la causa “Brigadas”
    El 31 de octubre de 1995, el juez Galeano abrió la causa “Brigadas”, un expediente que instruyó por separado, en el que acusó a cuatro policías bonaerenses de haber recibido de manos de Carlos Telleldín la camioneta Trafic relacionada con el atentado a la AMIA.
  • 1 julio 1996, Galeano se reúne con Telleldín otra vez
    Galeano y Telleldín dialogan sobre el contenido de lo que días después sería su nueva declaración indagatoria. También se menciona un posible pago de 400 mil dólares por los derechos de un libro.
  • 5 julio 1996, la mujer de Telledín recibe un pago de 200 mil dólares
    Ana Boragni, esposa de Telleldín, abre una caja de seguridad en una sucursal del banco Quilmes de Ramos Mejía y recibe la primera parte del pago que Telledín acordó con Galeano.
  • 5 julio 1996, Telleldín involucra a policías de la Bonaerense en una nueva declaración indagatoria
    En esta nueva declaración, el doblador de autor dijo que entregó la camioneta Renault Trafic a los policías bonaerenses Juan José Ribelli, Irineo Leal, Raúl Ibarra, y Mario Bareiro -de las Brigadas de Investigaciones II de Lanús y XVI de Vicente López- como parte de pago de una extorsión a cambio de que lo dejaran seguir con sus negocios ilícitos.
  • 31 julio 1996, Galeano ordena el procesamiento y prisión preventiva de los policías de la Bonaerense
  • 17 octubre 1996, se completa el pago de los 400 mil dólares que Telledín acordó con Galeano
    La operación por la que Ana Boragni, esposa de Telleldín, recibió el saldo restante del acuerdo con Galeno se registró en el Banco Río de Monroe y Cabildo, en el barrio porteño de Belgrano.
  • 6 abril 1997, se difunde el video donde Galeano ofreció 400 mil dólares a Telleldín a cambio de información
    “Fue el propio juez Galeano quien estuvo al frente de la negociación que culminó con el pago de U$S 400.000 al imputado Telleldín con el objeto de que declarara en el expediente contra los policías y aportara testigos que avalaran la nueva versión que brindaría”, dice Lijo en el escrito que ordena el procesamiento de 2006 del exjuez por encubrimiento.
  • 2 noviembre 1998, Galeano procesa a Telleldín por el atentado
  • 15 agosto 2000, el Ministerio de Justicia denuncia irregularidades y se inicia causa por encubrimiento
    El exprosecretario del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro 9 y colaborador en la causa AMIA, Claudio Adrián Lifchitz, denuncia irregularidades en la investigación, como que no se habían analizado algunos datos existentes en agendas de personas imputadas ni se habrían investigado algunas pistas importantes y revela el llamado de Munir Menem al juez Galeano para frenar la investigación de la pista siria. También acusa a la SIDE por haber ocultado y erradicado pruebas sobre la presencia de ciudadanos iraníes en la Argentina. El ministro de Justicia y Derechos Humanos Ricardo Gil Lavedra decide entonces presentar una denuncia que da origen a la causa por encubrimiento.
  • 24 septiembre 2001, comienza el juicio oral y público por la “conexión local”
    Son 22 imputados, en su mayoría expolicías bonaerenses, acusados de algún vínculo con la camioneta que supuestamente explotó en la AMIA. Entre ellos, Carlos Telleldín, el excomisario bonaerense Juan José Ribelli, los exsubcomisarios Raúl Edilio Ibarra y Anastacio Ireneo Leal. El juicio queda a cargo del Tribunal Oral Federal 3, integrado por Gerardo Larrambebere, Guillermo Pons y Guillermo Gordo.
  • 3 diciembre 2003, Galeano es desplazado de la causa
    A requerimiento de Memoria Activa, la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal hizo lugar al apartamiento de Juan José Galeano por considerar que perdió la imparcialidad. Lo reemplaza Rodolfo Canicoba Corral, quien delegó la instrucción en el fiscal Nisman.
  • 13 abril 2004, los fiscales Mullen y Barbaccia también son desplazados del juicio
  • 2 septiembre 2004, se dicta veredicto en el juicio oral que investigaba la conexión local del atentado
    El tribunal absolvió a todos los imputados y declaró nula la causa porque se descubrió que los policías acusados habían sido falsamente imputados por Telleldín y que la causa estaba plagada de irregularidades.
  • 3 septiembre 2004, crean la Unidad AMIA
    La absolución de los 22 acusados de haber participado de la denominada “conexión local” del atentado a la AMIA, del 2 de septiembre de 2004, empujó al Ministerio Público Fiscal a crear la Unidad Fiscal AMIA. Desde su origen estuvo comandada por Alberto Nisman. La UFI AMIA fue creada con un objetivo claro: “Actuar de manera conjunta o alternativa con las fiscalías que correspondan, en la tramitación de la causa principal en que se investiga el atentado ocurrido el 18 de julio de 1994 contra la sede de la AMIA, en trámite ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 6 y en todas las demás causas, que guarden relación con ese hecho así”.
  • 25 octubre 2006, Nisman acusa a Irán por el atentado a la AMIA
    El fiscal Nisman acusa formalmente a Irán de ser autor intelectual del atentado y a la agrupación Hezbolá de ejecutarlo. Interpol emite pedido de captura para cinco exfuncionarios iraníes.
  • 27 mayo 2009, la Corte ordena reabrir la investigación del encubrimiento del atentado
    Para revertir la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº3 y la Cámara Nacional de Casación Penal que habían anulado el caso, la Corte Suprema ordena reabrir la investigación.
  • 31 marzo 2012, el juez Lijo eleva a juicio oral la causa por encubrimiento
  • 27 enero 2013, Argentina firma un Memorándum de entendimiento con Irán
    Lo firman los gobiernos de Argentina e Irán para intentar avanzar con la causa.
  • 6 agosto 2015, empieza el juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.