Memorándum del acuerdo con Irán

Timerman visita a la AMIA en medio de fuertes críticas

Tras la generalizada oposición manifestada en el ámbito comunitario al memorándum firmado con Irán para la investigación judicial del atentado a la AMIA, el canciller Héctor Timerman mantendrá un encuentro con familiares de las víctimas del atentado y con las autoridades de la AMIA y la DAIA, entidades que ya hicieron público su rechazo al entendimiento. La negociación oficial con el régimen fundamentalista también fue rechazada por entidades de familiares de las víctimas y por el gobierno de Israel.

El 27 de enero, en Etiopía, el canciller argentino firmó junto a su par de Irán, Ali Akbar Salehi, un memorándum que establece la creación de una “comisión de la verdad” compuesta por juristas internacionales para analizar toda la documentación presentada en la investigación por el atentado a la AMIA.
Entre los nueve puntos del acuerdo, el más polémico prevé que la comisión podrá interrogar, junto con las autoridades judiciales argentinas, a los iraníes acusados por el atentado, aunque estas audiencias se realizarán en Teherán. Además, la comisión concluirá con la emisión de un informe con recomendaciones no vinculantes para ambos países en todo lo referente al caso, por el que están imputados ocho iraniés que Teherán se niega a extraditar

El presidente de AMIA, Guillermo Borger, afirmó que el ministro Timerman será recibido por la comisión directiva de la entidad, tras un pedido de audiencia que hizo el funcionario. En el encuentro, se estima que la dirigencia comunitaria expondrá la postura definida en un comunicado conjunto, donde la AMIA y la DAIA expresaron que: “La conformación de una comisión de la verdad, que no está contemplada por las leyes argentinas que regulan el proceso penal, implicaría una declinación de nuestra soberanía y un reconocimiento de que las conclusiones a las que se llegó en la investigación judicial, y que dieron lugar a los pedidos de captura de Interpol, no son la verdad”.

Por su parte, Memoria Activa expresó que: “El juez que debe investigar y juzgar a los responsables del crimen en la AMIA no debe ser asesorado por comisión alguna y menos por una que emita recomendaciones sin carácter vinculante. El gobierno argentino firmó en el año 2005 el Decreto Presidencial 812, en cumplimiento de las obligaciones que asumió ante la Organización de Estados Americanos reconociendo la responsabilidad del Estado Argentino en la falta de prevención del atentado así como en la posterior denegación de justicia, decreto que a la fecha aún no ha sido cumplido en su totalidad. Nos pronunciamos nuevamente y reclamamos que las negociaciones se orienten a la entrega de los imputados y a la realización de un juicio”.

El gobierno de Israel rechazó desde el inicio las negociaciones entre Argentina e Irán. Y tras el acuerdo, Yigal Palmor, el vocero del Ministerio de Exteriores del Estado hebreo, declaró que: “Nos asombra la noticia que hemos conocido a través de la prensa y estamos a la espera de recibir explicaciones e informaciones oficiales por parte de Argentina”.

El Centro Simon Wiesenthal fue la primera institución que manifestó su postura, minutos después de que la noticia fuera anunciada por Cristina Fernández de Kirchner en su cuenta de twitter.
“De manera irónica, este acuerdo se firmó y se promulgó un 27 de enero, el Día de Conmemoración del Holocausto establecido por las Naciones Unidas –una atrocidad que ha sido reiteradamente negada por el presidente iraní-. Este resultado de negociaciones filtradas hace casi dos años en medio de especulaciones en la prensa acerca de un acuerdo comercial, contraría los reclamos que cada año ha formulado Argentina desde el podio de las Naciones Unidas, para obtener la extradición de los iraníes señalados como cómplices de asesinato para ser juzgados en Buenos Aires. Este acuerdo representa un encubrimiento para el terrorismo”, sostuvo el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal.