Giorgio Bassani, un escritor judeo italiano

En este artículo damos luz a la vida de Giorgio Bassani (4 de marzo de 1916 - 13 de abril de 2000), un escritor judío italiano cuya producción narrativa -ambientada habitualmente en la ciudad de Ferrara y que destacó la vida de los judíos allí -, se dedicó a analizar y denunciar la persecución fascista y expresó, en un sentido más amplio, su visión doliente y pesimista de la condición humana
Por Luis Morgenstern Korenblit

Bassani nació en Bolonia en una próspera familia judía de Ferrara arraigada por generaciones en Ferrara, donde pasó su infancia con su madre Dora Minerbi, su padre Enrico (médico), su hermano Paolo y su hermana Jenny. En 1934 completó sus estudios en su escuela secundaria, el liceo classico L. Ariosto en Ferrara. La música había sido su primera gran pasión y se planteaba hacer carrera como pianista; sin embargo, la literatura pronto se convirtió en el centro de sus intereses artísticos.

Estudios y obras literarias

En 1935 Giorgio se matriculó en la Facultad de Letras de la Universidad de Bolonia. Viajando a conferencias en tren (tercera clase) desde Ferrara, estudió con el historiador de arte Roberto Longhi. Su ideal del «intelectual libre» fue el historiador y filósofo liberal Benedetto Croce. A pesar de las leyes raciales antisemitas que se introdujeron a partir de 1938, pudo graduarse en 1939, escribiendo una tesis sobre el escritor, periodista, radical y lexicógrafo del siglo XIX Niccolò Tommaseo. Sin embargo, como judío en 1939, las oportunidades laborales ahora eran limitadas y se convirtió en maestro de escuela en la Escuela Judía de Ferrara.

En 1940 se publicó su primer libro, Una città di pianura («Una ciudad de la llanura»), bajo el seudónimo de «Giacomo Marchi» para evadir las leyes raciales. Durante este período, junto con los amigos que había hecho en el círculo intelectual de Ferrara, se convirtió en un activista político clandestino. La participación de Bassani en operaciones antifascistas aumentó cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, y en 1943, en vísperas de la rendición de Italia a los aliados, fue encarcelado brevemente como parte de una redada de disidentes. Su matrimonio con Valeria Sinigallia también proveniente de una familia judía de Ferrara tuvo lugar poco después, y la pareja huyó a Florencia, donde vivieron, con la ayuda de pasaportes falsificados, en dos diminutas habitaciones. Bassani logró rescatar a sus padres y a su hermana Jenny del avance de los alemanes; el resto de sus parientes ferrareses perecieron en Buchenwald.

Su primer volumen de poemas, Storie dei poveri amanti e altri versi, apareció en 1944; un segundo, Te lucis ante, siguió en 1947. Editó la revista literaria Botteghe oscure para la princesa Marguerite Caetani desde su fundación en 1948 hasta que dejó de publicarse en 1960.

Como director editorial de Feltrinelli Bassani fue responsable de la publicación póstuma en 1958 de Il Gattopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, una novela que había sido rechazada por Elio Vittorini en Mondadori y Einaudi. Se convirtió en uno de los grandes éxitos de la literatura italiana de posguerra.

Fue conocido por sus novelas e historias que examinan vidas individuales en el contexto de la historia moderna. La herencia judía del autor y la vida de la comunidad judía en Ferrara, Italia, se encuentran entre sus temas recurrentes.

Era judío, y la experiencia judía en tiempos oscuros es un elemento significativo en su ficción. Aun así, elude la clasificación como escritor judío. Era un ferrarense, atento a las características, tanto físicas como morales, de la vida en los pequeños pueblos del bajo valle del Po, la Bassa Padana.

Pero sus evocaciones de Ferrara y su paisaje circundante poseen una cualidad de desapego y ausencia de nostalgia. Ante todo, fue un novelista, poeta y crítico, cuya presencia en el mundo literario de la I Definitivamente Bassani se enfrenta al “aburrido judaísmo meta-histórico” («noioso ebraismo metastorico») para seguir siendo historiador de sí mismo y la sociedad que representa.

Precisamente por ello, y de forma paradójica, la burguesía judía de Ferrara constituye su eje narrativo privilegiado, puesto que el escritor comparte el destino de esa colectividad hasta entonces muy integrada en el tejido social italiano y que únicamente a partir de 1938 empieza a considerarse como una minoría racial.

En el cuento “Una lápida en via Mazzini”, que forma parte de la “Novela de Ferrara”, el protagonista judío Geo Josz- «único superviviente de los ciento ochenta y tres miembros de la Comunidad israelita» de Ferrara – reaparece, inesperadamente. La gente lo acoge con tibio entusiasmo en un momento en que «Semejante a un río caudaloso que, al desbordarse, hubiera inundado grandes extensiones de los campos limítrofes, el mundo necesitaba ahora volver a su cauce». Pero Geo no está dispuesto a olvidar en silencio y quiere que toda Ferrara recuerde con él la tragedia de su gente. Pronto, esa figura sombría y algo huidiza se transformará en un testigo muy incómodo, casi un correlato objetivo de la culpa colectiva de Ferrara; «Al volver cuando ya nadie lo esperaba, ¿qué quería ahora? […] “¡Qué loco!”, se oía repetir. Sacudían la cabeza con aire bonachón, apretaban los labios, alzaban los ojos al cielo». Paulatinamente, Ferrara lo irá marginando, dejándolo solo en su rememoración.

Alcanza su mayor éxito editorial en 1962, tras la aparición de El jardín de los Finzi-Contini, con la que ese año obtiene el Premio Viareggio. En esta novela hallamos la más completa expresión de su mundo tanto formal y estilísticamente como por la experiencia moral, intelectual y política; usa la memoria lejana para evocar la vida ordinaria de cierta burguesía rica y judía de Ferrara durante el fascismo una vez promulgadas las leyes raciales.

El jardín de los Finzi-Contini, de Giorgio Bassani (1962), la historia que retrata una familia judía de Ferrara, es decir tiempo y lugar de la novela, no es otro que la Italia de Mussolini en las décadas de 1930/40 invadida por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Además, los protagonistas son judíos. Solo en prólogo y epílogo se alude al final de la familia Finzi-Contini en un campo de concentración. Si la historia parece real (es ficción, aunque existió una familia Magrini, de judíos ferrareses, y el enclave es la Ferrara de la infancia y juventud del autor, Giorgio Bassani), es la memoria la gran protagonista del texto. Una y otra vez el narrador vuelve al presente y adelanta mediante prolepsis el futuro de unos judíos destinados a ser engullidos por los hornos crematorios.

En la ciudad de Ferrara, cuando la comunidad judía vive amenazada por el antisemitismo del gobierno fascista, los Finzi-Contini—una familia judía de abolengo—llevan una vida apartada en una lujosa villa, rodeada por un jardín majestuoso. Alberto y su hermana Micòl, los hijos de la familia, deciden invitar a algunos amigos a su casa, después de que a muchos de ellos los hayan expulsado del club de tenis de la ciudad. El protagonista de la historia, un joven judío de clase media, accede así a esta hermética comunidad, en cuyas reuniones convergen la política y la vida privada, y aflora el amor entre el muchacho y la joven Micòl. Sin embargo, el curso de la historia parece arrastrarlos hacia un destino funesto y abocarlos a precipitarse al abismo que se abre bajo sus pies.

Fallecimiento

Muere Bassani, en Roma, el 13 de abril de 2000. tras una larga enfermedad. Entre el Alzheimer y el Parkinson, y entre fuertes disputas en el seno de su familia. Sus restos se inhumaron al fin en Ferrara, en el cementerio judío en el que, desde 2003, Ferrara Arte ha querido recordarlo ofreciendo un bronce de Arnoldo Pomodoro.

También en Ferrara se le ha dado su nombre a la Biblioteca municipal del Barco, y en Codigoro —en donde Bassani ambientó Airone (La Garza)— se encuentra la Biblioteca municipal Giorgio Bassani y la Fundación Giorgio Bassani. En la Biblioteca se ha reconstruido el estudio del escritor, con parte de su biblioteca privada -unos 1500 volúmenes- y muchos objetos personales suyos. Le sobrevivieron su ex esposa Valeria y sus dos hijos Paola (nacido el 1 de septiembre de 1945) y Enrico (nacido el 29 de junio de 1949). Había estado con su compañera Portia Prebys, desde poco después de conocerse en 1977.  De está relación se originaron las disputas con su familia.

Bassani recibió los premios Charles Veillon, Strega, Campiello, Viareggio y Nelly Sachs. Colaboró ​​también en varias obras de teatro.

Fuente:

https://www.theguardian.com/news/2000/apr/14/guardianobituaries1

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/bassani_giorgio.htm

http://www.giorgiobassani.it/Biographical%20Notes.htm

Notas Relacionadas